domingo, 8 de febrero de 2015

Asesoras de lactancia, ¿cúal es su papel, cómo y por qué nos ayudan?

Durante la pasada reunión del mes de enero estuvimos hablando acerca del papel de las asesoras de lactancia, para quienes no tuvisteis la oportunidad de acudir aquel día os dejamos un pequeño resumen de los puntos más importantes para conocer más y mejor el papel de estas voluntarias.

ASESORAS DE LACTACIA

Una asesora de lactancia es:

Una madre con experiencia personal en lactancia, es decir es requisito imprenscindible que haya amantando a sus propios hijos.
La asesora independientemente de su saber se coloca en una relación de igual a igual con el resto de las mujeres cuando acuden al grupo de apoyo.
La asesora de lactancia es una voluntaria, entrega su tiempo (a veces también su dinero) para formarse y adquirir conocimientos así como para para ejercer su labor como asesora con gran responsabilidad.
Sus consejos se basan no solo en su propia experiencia sino en una formación basada en evidencias científicas, que adquiere a través de cursos y lecturas, y mediante los que va ampliando y actualizando su saber.

Sus conocimentos incluyen otras cuestiones como: las formas adecuadas de aconsejar a las madres, de acompañarlas para que tomen sus propias decisiones, de dirigir un grupo, ser dialogante, humilde, franca, paciente...

Una asesora de lactancia no es:

No es juez, la asesora respetará siempre tus decisiones, tratando de evitar que sus opiones personales o prejuicios empañen sus consejos.
No es acosadora, la asesora estará contigo cuando tu lo desees, pero será siempre la madre de quien parta la demanda de ayuda, asesoramiento y apoyo, incluso una vez iniciada una relación.
No es salvadora de lactancias, por mucho esfuerzo que ponga o conocimentos que tenga, puede haber situaciones que escapen a su control. Tampoco su simple presencia garantiza que no surgirán obstáculos.
Y por supuesto tampoco es pediatra, nutricionista, educadora, alergóloga, psicóloga, cirujana..., por lo que no puede enfrentarse a todas las dudas y consultas que os asaltarán durante la crianza y educación de vuestros hijos e hijas. Será franca y responsable en este sentido no emitiendo opiniones o consejos sobre asuntos que desconoce y no son de su incumbencia.
La asesora a pesar de lo que a veces pueda parecer..., no es un servicio permanente de atencion telefónica ni personal.

El papel de la asesora es esperar, cuidar, entender, dotar a la madre de autonomía, cuidarla con competencias gracias a la formación continuada, mantener la confidencialidad con la madre atendiendo a su situación de vulnerabilidad.

Las madres no solo necesitan información, sino también gestos, caricias, apoyo en la distancia y silencio, porque todo ello contribuye a que se sientan acompañadas y queridas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada